Crema Natural Antiedad Hombre

15.00

Volumen: 50 ml 

Para cualquier tipo de piel, incluso la más sensible.

INCI:

Agua destilada, Cera emulsionante origen natural, Aceite de Jojoba Virgen, Manteca de Karité desodorizada, Vitamina B3(Niacinamida), Aceite de Semillas de Uva, Glicerina Vegetal(libre de aceite de Palma), Aceite de semillas de Sésamo, Aceite de Almendras dulces, Aceite de Caléndula(macerado en aceite de girasol), Aceite de Ricino, Colágeno marino, Conservante antimicrobiano BIO, Vitamina E, Extracto de Flores de Manzanilla Dulce, Aceite Esencial de Cedro Atlas, Algas marinas(Alginato), perfume.

Descubre más abajo en “Propiedades” todas las características de estos maravillosos ingredientes botánicos.

 

Características:

Esta crema natural equilibra la piel de los hombres, solucionando el exceso de grasa y por otra parte combatiendo la sequedad de algunas zonas del rostro, suavizando las arrugas y líneas de expresión que se verán aminoradas si se usa regularmente.

El hombre tiende a cuidarse cada vez más, esta crema ayuda a mantener su belleza natural y corregir los signos de la edad simplemente en un producto. Por tanto, está indicada para esos hombres a los que les gusta la sencillez de encontrarlo todo en una crema.

Repleta de principios activos naturales que funcionan, esta crema se absorbe muy bien sin dejar efecto graso. Formulada con 7 aceites y mantecas de calidad muy beneficiosas que harán que tu piel se renueve y tenga un aspecto más joven: El Aceite de Caléndula, El Aceite de Sésamo, El Aceite de Ricino, El Aceite de semillas de Uva, El Aceite de Jojoba Virgen, el de Almendras Dulces, y la Manteca de Karité. Estos aceites nos aportan ácidos grasos esenciales y vitaminas como la A, grupo B, C, F, resveratrol, ceramidas naturales y minerales.

A ellos se les unen la Vitamina B3, Vitamina E, el Colágeno Marino y el Aceite Esencial de Cedro Atlas, que ayudan a tu piel a recuperarse en todos los signos de la edad, tanto en los niveles inferiores de la piel, como en el exterior a nivel de manchas, arrugas, flacidez, tonalidad e imperfecciones.

Propiedades:

Colágeno Marino. Es una proteína que trabaja como cemento en el tejido conjuntivo, por tanto, es importante para mantener la estructura y firmeza óptima de las células de nuestra piel, acciona estas células y promueve la formación de colágeno natural de nuestro cuerpo y además mantiene la humectación.

Es uno de los mejores aliados para la juventud de nuestra piel reduciendo las arrugas, la tez se vuelve elástica, más firme, más fuerte y retrasando el envejecimiento.

Al humectar la piel, los poros se minimizan ya que se regula el exceso de grasa. Disminuyen las imperfecciones del rostro y sus cicatrices y aumenta la densidad de la piel ya que se crean nuevas líneas de células rellenando los huecos, se redensifica y rejuvenece.

Aceite Esencial de Cedro Atlas. Extraído de la destilación por vapor de la madera de este árbol. De excelentes propiedades, es antiinflamatorio, astringente, regenerativo, antifúngico, antiséptico, afrodisíaco y sedante. Es un buen relajante con su aroma balsámico, cálido y dulce, alcanforado y amaderado.

Es especial porque rompe la estructura de las toxinas, desintoxica y es un buen regulador de grasa.

Niacinamida (vitamina B3) o Nicotinamida. Esta vitamina es ideal para todo tipo de pieles, incluso las pieles sensibles, ya que elimina rojeces, iguala el tono de la piel eliminando manchas por su alto poder despigmentante, es antioxidante, antiarrugas, equilibra el exceso de grasa en la piel y la sequedad de la misma. Se absorbe muy fácilmente por el estrato córneo y además interviene en muchos procesos enzimáticos que tienen lugar en la piel con lo cual se hace imprescindible.

Aceite de Jojoba Virgen. Es rico en vitamina E, ácidos grasos esenciales y ceramidas. Se convierte en uno de los mejores aliados que del que disponemos en la naturaleza, siendo un gran antioxidante, reduce las arrugas, combate los signos de la edad.

Penetra muy bien sin dejar efecto graso, por lo que lo hace ideal para las pieles grasas.

Las ceramidas que posee nuestro aceite de jojoba virgen son muy parecidas a las de nuestra piel. Su misión, rodear las células de nuestra piel, manteniendo así una buena estructura, una correcta humectación y regulación de la producción de grasa en la piel.

Aceite de Semillas de Uva. Este aceite es rico en fitoesteroles, vitaminas, ácidos grasos Omega 3, 6 y Omega 9, que juntos, ralentizan el envejecimiento celular, equilibran el exceso de grasa en la piel, haciendo de él un aceite nada grasoso y de alta penetración en la piel.

Neutralizan los radicales libres que provocan las arrugas ya que contienen resveratrol (Gran Antioxidante), bioflavonoides, vitamina E y proantocianidina.

Protege de los rayos del sol y también de la contaminación ambiental.

Elimina acné y puntos negros, ya que tiende a equilibrar la grasa de la piel y no deja sensación grasa, todo gracias al poder antiinflamatorio de sus ácidos grasos.

Suaviza cicatrices, arrugas y ojeras oscuras, gracias a sus propiedades regenerantes y antioxidantes.

Por tanto, un ingrediente absoluto, completo como antienvejecimiento a nivel celular.

Manteca de Karité. Ideal para todo tipo de pieles, ya que equilibra la grasa de la piel produciendo ese efecto satinado en la piel sin exceso de grasa. Hidrata, suaviza, nutritiva, es antioxidante, antienvejecimiento, regenerador celular y es rica en minerales y vitaminas E y F y ácidos grasos.

Aceite Semillas de Sésamo Bio.  Rico en vitamina E, calcio y ácidos grasos esenciales (Omega 3 y 6) gran revitalizante, protector de los rayos nocivos del sol, es hidratante y nutritivo. Regenerante de la piel dañada. No engrasa y es de fácil penetración, es antiinflamatorio y aporta firmeza al rostro.

Aceite de Caléndula. Flor de Caléndula, macerado en aceite de girasol. Nuestro gran Calmante y regenerante para pieles sensibles.

Es un aceite de múltiples propiedades, es antiarrugas, hidratante, antiinflamatorio, calmante de pieles sensibles, purificante, antibacteriano, regenerante, reparador, cicatrizante.

Aceite de Almendras dulces. Rico en vitaminas A y E, proteínas y ácidos grasos. Es ideal para aportarnos la hidratación y nutrición necesaria, eliminar la sequedad, gracias a su protección contra la pérdida de agua cutánea, prevenir las estrías, atenuar las arrugas y líneas de expresión, iguala el tono, atenúa las ojeras, es antioxidante, ayuda a eliminar las células muertas de la piel, regenera las células llenando de luminosidad, deja la piel elástica, suave y sedosa.

 Ideal para pieles muy sensibles que sufran de dermatitis o psoriasis, es antiinflamatorio, elimina picores y rojeces.

Aceite de Ricino, es un aceite denso y con muy poco olor. Proporciona confort a la piel dañada, humecta, suaviza, calma, desinflama y nutre, por tanto, es muy efectivo para las pieles atópicas y con dermatitis.

Alginato (Algas Marinas Pardas). Posee propiedades hidratantes, remineralizantes reafirmantes, aporta un efecto tensor inmediato y rejuvenecedor.

Vitamina E.  Actúa como hidratante, potente antioxidante protegiendo la piel frente a agresiones externas y frente al proceso oxidativo natural de las células, estimula la circulación sanguínea, permitiendo que los nutrientes y el agua lleguen a nivel celular. Aporta nutrición, mejorando las cicatrices y suavizando las arrugas.

Extracto de Manzanilla. Por todos conocidos desde la antigüedad sus propiedades curativas, calmantes, antiinflamatorias, está compuesto por curmarinas, flavonoides, aceites esenciales, el famoso bisabobol y polisacáridos que tienen propiedades antioxidantes, calman la piel irritada y sensible, la suavizan, cicatrizándola y reparándola donde haya lesiones.

Glicerina Vegetal (libre de aceite de palma). Es un componente de los aceites, de color transparente y sabor dulce, se puede usar en alimentación. Se usa para dar humectación y deja la piel muy suave e hidratada.

Conservante antimicrobiano BIO: Conservante para cosmética BIO natural permitido por ECOCERT

 INCI: Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Aqua

Cera emulsionante, origen natural: promueve la hidratación y liberación de los principios activos con el paso del tiempo.

Modo de uso:

Aplicar la cantidad suficiente de crema sobre la piel limpia, masajear un poco para que se absorba y dejar que penetre bien. Es una crema que se absorbe muy bien sin dejar la piel con sensación de grasa.

Aconsejamos su uso dos veces al día, mañana y noche o cada vez que nos lavemos el rostro. Usada a diario encontraremos nuestra piel descansada, reparada y más joven.

En el caso de que entrase producto dentro de los ojos, lavar con agua abundante.