Crema Natural para Dermatitis Atópica o Psoriasis (150 ml)

25.00

Hay existencias

Volumen: 150 ml aproximadamente

Para piel muy sensible, irritada, inflamada, con heridas, picores, quemazón, rojeces, eczemas, quemaduras, dermatitis atópica, psoriasis o con hongos.

INCI:

Agua destilada, Aceite de Caléndula(infusionado en aceite de girasol), Cera emulsionante origen natural, Aceite de Ricino, Aceite de Neem Virgen, Aceite de Cártamo, Aceite de Semillas de Comino Negro Virgen BIO, Glicerina Vegetal (sin aceite de palma), Niacinamida (Vitamina B3), Aceite de Aguacate Virgen, Alantoína Pura, Manteca Cacao Virgen, Conservante antimicrobiano BIO, Vitamina E, Extracto Flores Hipérico, Extracto Flores Lavanda, Extracto de Melissa, Extracto de Flores de Manzanilla Dulce, Aceite Esencial de Árbol del Té, Aceite Esencial de Lavanda, Algas marinas(Alginato).

Características:

Crema natural, indicada para contrarrestar brotes agudos de dermatitis atópica y psoriasis.

De efectividad sorprendente, cargada de principios activos y nutrientes que consiguen bajar la inflamación, irritación, rojeces, picor y todos los síntomas de las pieles muy sensibles.

Contiene 7 aceites beneficiosos, el Aceite de Cártamo, Aceite de Neem Virgen, Manteca de Cacao Virgen, Aceite de Caléndula, Aceite de Ricino, Aceite de Semillas de Comino Negro Virgen, Aceite de Aguacate Virgen, todos ellos claves en la recuperación de la piel. Además, contiene Vitamina B3 añadida para esa regeneración necesaria de los tejidos.

Además, esta crema botánica natural es rica en extractos de plantas como las flores de Hipérico o Hierba de San Juan, Manzanilla dulce, Melissa y flores de Lavanda, a lo que se les añade los aceites esenciales de Lavanda y Árbol del Té.

Un cóctel botánico sanador, regenerador y restablecedor de la piel dañada.

Propiedades:

Aceite de Neem Virgen. Alto contenido en Ácidos grasos esenciales como el palmítico, oleico, esteárico y linoleico.

Es muy preciado en la India desde la antigüedad, usado para curar la piel de quemaduras, psoriasis, dermatitis atópica, varicela, inflamaciones, hongos, repelente piojos, tratamiento para la caspa.

Es muy efectivo para tratar afecciones, hidratando, nutriendo, eliminando rojeces, descamación por sequedad, mejora las cicatrices, es antiséptico, antihistamínico, antiinflamatorio, mejora el acné, elimina picores, es calmante y suavizante.

Tiene un olor peculiar, gracias al limonoide Azadirachtin que repele los insectos y a los piojos.

Aceite de Semillas de Comino Negro Virgen (BIO). Este aceite es de primera presión en frío y BIO, una excelente calidad para un aceite antioxidante rico en polifenoles y timoquinona, que nos aporta protección frente a radicales libres, antiarrugas ya que es un prestigioso regenerador celular, antiinflamatorio, antifúngico, antibacteriano, antiparasitario, antiviral y cicatrizante.

Aceite de Caléndula. Flor de Caléndula, infusionado en aceite de girasol, Es un aceite de múltiples propiedades, es antiarrugas, hidratante, antiinflamatorio, calmante de pieles sensibles, purificante, antibacteriano, regenerante, reparador, cicatrizante.

Manteca de Cacao Virgen. Es una grasa vegetal extraída de las semillas del cacao directamente. Rica en minerales, como el zinc, magnesio, calcio, potasio, manganeso, hierro y cobre. Es hidratante, nutritiva y humectante, es también antioxidante evitando así el envejecimiento prematuro, teniendo la capacidad de rejuvenecer. Ideal para pieles sensibles, trata la dermatitis y también desinflama la piel.

Aceite de Ricino, es un aceite denso y con muy poco olor. Proporciona confort a la piel dañada, humecta, suaviza, calma, desinflama y nutre, por tanto, es muy efectivo para las pieles atópicas y con dermatitis.

Aceite de Cártamo. Sorprendente y lujoso aceite, con grandes propiedades.

Es rico en vitaminas A, E y K, además tiene un 78% de ácido linoleico en su composición por tanto tu piel se sentirá más joven, libre de irritaciones, dermatitis, protegida de radicales libres. Mejora el estado de las arrugas suavizándolas.

Además, la piel queda suave, hidratada ya que favorece la humectación y la capacidad de que la piel pierda el agua y la retenga, resultando ideal para las pieles secas y muy secas, absorbiéndose sin dejar grasa, sin dejar brillos.

Niacinamida (vitamina B3) o Nicotinamida. Esta vitamina es ideal para todo tipo de pieles, incluso las pieles sensibles, ya que elimina rojeces, iguala el tono de la piel eliminando manchas por su alto poder despigmentante, es antioxidante, antiarrugas, equilibra el exceso de grasa en la piel y la sequedad de la misma. Se absorbe muy fácilmente por el estrato córneo y además interviene en muchos procesos enzimáticos que tienen lugar en la piel con lo cual se hace imprescindible.

Aceite de Aguacate Virgen. Aceite puro, rico en vitaminas A, B1, B2, D y E, ácidos grasos esenciales, ácido Pantoténico y caroteno. Es hidratante, nutritivo, protege de la pérdida de agua de la piel, dejándola suave y protegida de rayos UV y de la descamación. Es rejuvenecedor, revitalizante, regenerante, cicatrizante y mejora el metabolismo celular, aumenta el colágeno.

 

Alginato (Algas Marinas Pardas). Posee propiedades hidratantes, remineralizantes reafirmantes, aporta un efecto tensor inmediato y rejuvenecedor.

Vitamina E.  Actúa como hidratante, potente antioxidante protegiendo la piel frente a agresiones externas y frente al proceso oxidativo natural de las células, estimula la circulación sanguínea, permitiendo que los nutrientes y el agua lleguen a nivel celular. Aporta nutrición, mejorando las cicatrices y suavizando las arrugas.

Extracto de Manzanilla. Por todos conocidos desde la antigüedad sus propiedades curativas, calmantes, antiinflamatorias, está compuesto por curmarinas, flavonoides, aceites esenciales, el famoso bisabobol y polisacáridos que tienen propiedades antioxidantes, calman la piel irritada y sensible, la suavizan, cicatrizándola y reparándola donde haya lesiones.

Extracto de Hipérico. Es una planta preciosa de flores amarillas. También conocida como “hierba de San Juan”. En la piel tiene el poder de absorber la grasa y cicatrizar las heridas. Al ser rica en flavonoides también es antiinflamatoria y antirradicalar.

Alantoína Pura. Es especialmente indicada para las pieles secas, con eczemas, heridas, es cicatrizante, suavizante, hidratante y regeneradora. Especial porque acelera el proceso de regeneración de las células de la piel ayudando a desprender las viejas y a sustituirlas por las nuevas. Muy usada por tanto para sanar la piel quemada por el sol, el viento o el frío, para dermatitis del pañal de los bebés.

Extracto de Melissa. Es una planta parecida a la menta. También se le llama “Toronjil” es nativa de Europa y el mediterráneo. Tiene flores preciosas en griego se la llamaba melissa por ser la favorita de las abejas, y se denominaron abejas melíferas. Tiene muchas propiedades para calmar los nervios, ansiedad y depresión. Para la piel, es sanadora de dermatitis, piel seca, escamada, irritada e incluso con acné.

Extracto de flor de Lavanda. Es antiséptico, cicatrizante, antibacterias, antiirritaciones, sana, por tanto, heridas, irritaciones de la piel y sequedad.

Glicerina Vegetal (libre de aceite de palma). Es un componente de los aceites, de color transparente y sabor dulce, se puede usar en alimentación. Se usa para dar humectación y deja la piel muy suave e hidratada.

Conservante antimicrobiano BIO: Conservante para cosmética BIO natural permitido por ECOCERT

 INCI: Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Aqua

Cera emulsionante, origen natural: promueve la hidratación y liberación de los principios activos con el paso del tiempo.

Modo de uso:

Aplicar la cantidad suficiente de crema sobre la piel limpia, masajear un poco para que se absorba y dejar que penetre bien. Es una crema que se absorbe muy bien sin dejar la piel grasienta.

Es de uso tópico, podemos usarla en cualquier sitio del cuerpo y cara, teniendo especial cuidado y evitando que entre en los ojos, para la que aconsejamos probar en párpados con poca cantidad y en caso de que entre en los ojos, lavar con agua abundante.

En el caso de que la piel esté dañada, aconsejamos aplicarla unas dos veces al día. Si el brote agudo o el daño se quitase, podemos seguir usándola en esa zona o donde queramos, ya que es muy beneficiosa para incluso pieles normales.