Jabón de Cúrcuma y Caléndula

7.00

Peso: 140 g aproximadamente

Todo tipo de pieles, incluso las más sensibles, con dermatitis o psoriasis.

Jabón que nos encanta por ser antienvejecimiento, dejar la piel regenerada, aclarada, ser antibacterias, ser antimicrobiano, además de actuar contra los procesos inflamatorios de la piel gracias a la manteca de cacao y el aceite de ricino y la curcumina, componente de la cúrcuma que rejuvenece, protege nuestro ADN y es gran aliado antiinflamatorio en dermatitis  atópica y psoriasis.

Jabón rico en Aceite esencial de Lavanda y Naranjas Dulces con excelente aroma y propiedades que protegen y embellecen la piel más apagada.

Descubre todas las propiedades de cada ingrediente más abajo, detalladas en el apartado de “Propiedades”

INCI:

Aceite de Oliva Virgen Extra, Agua Destilada, Manteca de Cacao, Aceite de Coco, hidróxido de sodio, Aceite de Ricino, Aceite de Caléndula (macerado de aceite girasol), Extracto de Caléndula, Vitamina E, Extracto de Manzanilla, Aceite Esencial de Naranjas Dulces, Aroma, Cúrcuma.

Características:

Nuestros jabones son saponificados en frío, para que conserven todas las propiedades de los aceites e ingredientes que llevan.

Aconsejado para pieles normales, mixtas, secas, delicadas y sensibles (irritaciones, dermatitis, eczemas, psoriasis, piel atópica).

Evitar que entre jabón en los ojos, si entrase, enjuagar con agua abundante.

Hacer prueba de alergia por ejemplo en pliegue del codo.

Propiedades:

Compuesto en gran cantidad de Aceite de Oliva Virgen Extra, es decir el aceite de primera presión de nuestra tierra, Andalucía y líder mundial en calidad y propiedades. Cargado de vitaminas A, D, E y K, polifenoles y minerales. Hidrata, da elasticidad, flexibiliza, rejuvenece la piel y ayuda a cicatrizar.

También contiene Aceite de Coco, que aporta al jabón espuma, vitaminas y minerales, nutre, gran limpiador y además de ser excelente para que nuestra piel absorba todas las propiedades de todos los ingredientes.

La Manteca de Cacao pura utilizada en nuestro jabón es un limpiador que actúa suavemente sobre la piel, sin dejarla tirante, tiene la capacidad de rejuvenecer. Además, aunque parezca un imposible, esta preciosa manteca pura va borrando las manchas del acné. Trata la dermatitis y también desinflama.

El Aceite de Ricino, es un aceite denso y con muy poco olor. Proporciona confort a la piel dañada, humecta, suaviza, calma, desinflama y nutre, por tanto, es muy efectivo para las pieles atópicas, con dermatitis y cualquier irritación.

Aceite de Girasol. El aceite de girasol es de los mejores aceites para absorber todas las propiedades de las plantas. Por tanto, es ideal para macerar plantas en él, en este caso hemos macerado, Caléndula, Hipérico y Melissa. Más abajo os detallamos sus cualidades.

Rico en ácido linoleico (omega 6), carotenoides, lecitina, proteínas para la regeneración de la piel, ácido palmítico, omega 9, ácido gamma alfa linolénico (GLA) y vitaminas A, D y E. Es ideal para hidratar la piel, deja la piel suave de fácil absorción, antibacteriano, antiarrugas y antioxidante.

 Extracto de Caléndula. Uno de los mejores antiinflamatorios, es antiséptico, antiedad, antimicrobiano, emoliente, calmante, protector, humectante, antiirritaciones, cicatrizante. Ideal para dermatitis.

Cúrcuma. Esta especia tiene grandes propiedades para la piel, es un gran antiinflamatorio, antienvejecimiento, ya que proteje el ADN y es antioxidante. Es antimicrobiana y aclarante de las manchas de la piel, también es muy efectiva para el acné, es anticancerígena, ayuda a calmar los brotes de psoriasis y la dermatitis.

En su composición encontramos la Curcumina, que actúa inhibiendo la actividad de la enzima COX y actúa sobre los protagonistas de la inflamación (neutrófilos, leucotrienos, agregación plaquetaria, y enzimas), se liberan menos sustancias inflamatorias y se convierte así, en un gran antiinflamatorio natural. Equilibra además nuestro sistema inmune.

Contiene Aceite Esencial de Lavanda, es relajante, el aceite que más beneficios nos aporta en caso de tener nuestra piel sensibilizada por alguna causa, acné, heridas, picaduras, quemaduras, piel inflamada, infecciones, cicatrices, dermatitis, eczemas, psoriasis, es bactericida y antimicrobiano, etc.

El Aceite Esencial de Naranjas Dulces, obtenido de la presión en frío de la presión y destilación de la piel de las naranjas. Tiene propiedades antienvejecimiento, antiradicales libres, es antiséptico, es decir que elimina los gérmenes, está indicado para mejorar el acné, la dermatitis, para pieles secas, semi-maduras y maduras, su aroma es lo que da el dulce olor a naranja que te energiza y te hace sentirte más optimista.

Extracto de Manzanilla. Por todos conocidos desde la antigüedad sus propiedades curativas, calmantes, antiinflamatorias, está compuesto por curmarinas, flavonoides, aceites esenciales, el famoso bisabobol y polisacáridos que tienen propiedades antioxidantes, calman la piel irritada y sensible, la suavizan, cicatrizándola y reparándola donde haya lesiones.

La Vitamina E, Tocopherol una de las reinas de las vitaminas aportando a la piel un efecto saludable, con elasticidad, una de las vitaminas de la juventud, antiarrugas, previene la oxidación de la piel y radicales libres, por tanto, es un gran potente antiedad.

Agua destilada. Ideal para la conservación y mejora de propiedades de nuestros jabones.

Hidróxido de Sodio. Es un componente imprescindible en la producción de jabón. Usado como antaño, confiere al jabón capacidad de limpieza, cuerpo y dureza.

Todos nuestros jabones una vez hechos están curando durante más de 30 días, tiempo en el que ya no existe rastro alguno de hidróxido de sodio, ya que fusionado totalmente con aceites y mantecas genera un componente nuevo llamado Jabón.

Además, todos nuestros jabones tienen un exceso de aceites en la fórmula que permanecen en la piel después del baño aportando todas sus beneficiosas propiedades a la piel.

Modo de uso:

Humedecer bien con agua el cuerpo, enjuagar también el jabón y frotarlo enérgicamente con las manos y después lavar el cuerpo.

También puedes usarlo frotando la pastilla por el cuerpo.

Muy importante, como todos los jabones, después de cada uso, dejar que se seque en una jabonera que drene, evitando así que se encharque y prolongando su vida útil.