Jabón Facial Muffin Rosa Mosqueta

6.00

Hay existencias

Peso: 90 g aproximadamente

Por excelencia, unos de los mejores regeneradores e hidratantes de la piel, gracias al aceite de rosa mosqueta de fácil penetración en la piel que activa sus propiedades y ayuda a la eliminación de manchas, cicatrices y estrías. Se puede usar tanto en la cara como en el cuerpo. De uso facial retrasa los signos del envejecimiento y atenúa los ya existentes, manteniendo el cutis firme y suave. Si su uso es corporal es muy útil para eczemas, psoriasis, dermatitis, reduce las estrías y trata y sana la piel si ha sido expuesta al sol. Deja tu piel suave e hidratada sin dejar la piel grasa. Su delicioso olor permanece en la piel.

INCI:

Aceite de Oliva Virgen Extra, Agua destilada, Aceite de Coco, Hidróxido de sodio, Manteca de Karité, Aceite de Ricino, Aceite de Rosa Mosqueta, Aceite Esencial de Patchouli, perfume, Vitamina E, Arcilla Blanca Caolín, Extracto de arroz, Micas de Óxidos minerales.

Características:

Nuestros jabones son saponificados en frío, para que conserven todas las propiedades de los aceites e ingredientes que llevan.

Aconsejado para pieles normales, secas, delicadas y sensibles.

Para cara o cuerpo. En caso de que entre en los ojos, enjuagar con agua abundante.

Hacer prueba de alergia por ejemplo en pliegue del codo.

Propiedades:

Compuesto en gran cantidad de Aceite de Oliva Virgen Extra, es decir el aceite de primera presión de nuestra tierra, Andalucía y líder mundial en calidad y propiedades. Cargado de vitaminas A, D, E y K, polifenoles y minerales. Hidrata, da elasticidad, flexibiliza, rejuvenece la piel y ayuda a cicatrizar.

También contiene Aceite de Coco, que aporta al jabón espuma, vitaminas y minerales, nutre, además de ser excelente para que nuestra piel absorba todas las propiedades de todos los ingredientes.

El Aceite de Ricino, es un aceite denso y con muy poco olor. Proporciona confort a la piel dañada, humecta, suaviza, calma, desinflama y nutre, por tanto es muy efectivo para las pieles atópicas y con dermatitis.

Lleva Manteca de Karité, que hidrata, suaviza, es antioxidante, antienvejecimiento, regenerador celular y es rica en minerales y vitaminas E y F y ácidos grasos.

Aceite de Rosa Mosqueta. Extraído de las semillas de la Rosa Mosqueta, es dorado, de aroma neutro. Contiene gran cantidad de vitamina E y A, las reinas de las vitaminas, es antienvejecimiento, epiteliante, reafirmante, hidratante, nutritivo, regenerador, antimanchas, antiedad, anti fotoenvejecimiento, reduce cicatrices, estrías, acné. Actúa activando las células de las capas internas de la piel con lo que promueve la producción de colágeno y elastina responsables de la firmeza y luminosidad.

Aceite Esencial de Patchouli. De aroma exótico, dulzor almizclado, profundo, olor a hierbas frondosas. Pero aparte del olor considerado un potente afrodisíaco y antidepresivo, nos encontramos con propiedades regeneradoras, cicatrizantes, antisépticas, trata hongos, infecciones de bacterias, sequedad, eczemas, dermatitis, picaduras de insectos, etc…

La Vitamina E, Tocopherol una de las reinas de las vitaminas aportando a la piel un efecto saludable, con elasticidad, una de las vitaminas de la juventud, antiarrugas, previene la oxidación de la piel y radicales libres, por tanto, es un gran potente antiedad.

Con Extracto de arroz, que mantiene la piel sin manchas aclarando el tono.

Arcilla Blanca Caolín: Esta arcilla tiene muchísimas propiedades para la piel, es muy suave, trata la piel del picor y deshidratación, además conserva mejor la fragancia de nuestro jabón.

Agua destilada. Ideal para la conservación y mejora de propiedades de nuestros jabones.

Hidróxido de Sodio. Es un componente imprescindible en la producción de jabón. Usado como antaño, confiere al jabón capacidad de limpieza, cuerpo y dureza.

Todos nuestros jabones una vez hechos están curando durante más de 30 días, tiempo en el que ya no existe rastro alguno de hidróxido de sodio, ya que fusionado totalmente con aceites y mantecas genera un componente nuevo llamado Jabón.

Además, todos nuestros jabones tienen un exceso de aceites en la fórmula que permanecen en la piel después del baño aportando todas sus beneficiosas propiedades a la piel.

Modo de uso:

Enjuaga la zona a lavar, cara o cuerpo, también empapa el jabón. Después ya se puede usar, restregando las manos en el jabón para posteriormente aplicarlo en la zona a lavar. Posteriormente enjuagar evitando que entre en los ojos.

También puedes usarlo restregando directamente la pastilla por la cara y el cuerpo, después enjuagar con abundante agua.

Muy importante, como todos los jabones, después de cada uso, dejar que se seque en una jabonera que drene, evitando así que se encharque.