Jabón de Vino Tinto y Almendras Dulces

5.00

Hay existencias

Peso: 90 g aproximadamente

Un jabón que dejará tu piel nutrida, regenerada, flexible, firme y muy suave. Es antioxidante, emoliente, sana eczemas, sequedad. Con alto contenido en vitaminas E y F, evita el envejecimiento celular, es antiradicales libres, con minerales como calcio, potasio, zinc, hierro y cobre que reducen la degeneración celular.

INCI:

Aceite de Oliva Virgen Extra, Manteca de Karité, Vino Tinto, Hidróxido de Sodio, Aceite de Coco, Manteca de Cacao Pura, Aceite de Almendras dulces, Aceite de Soja, Aceite de Ricino, Vitamina E, Agua destilada y perfume.

Características:

Nuestros jabones son saponificados en frío, para que conserven todas las propiedades de los aceites e ingredientes que llevan.

Aconsejado para todo tipo de pieles, sobre todo secas, delicadas, sensibles.

Para la cara y el cuerpo. Evitar usar en ojos, en caso de que entre jabón enjuagar con agua abundante.

Hacer prueba de alergia por ejemplo en pliegue del codo.

Propiedades:

Compuesto en gran cantidad de Aceite de Oliva Virgen Extra, es decir el aceite de primera presión de nuestra tierra, Andalucía y líder mundial en calidad y propiedades. Cargado de vitaminas A, D, E y K, polifenoles y minerales. Hidrata, da elasticidad, flexibiliza, rejuvenece la piel y ayuda a cicatrizar.

Lleva Manteca de Karité, que hidrata, suaviza, es antioxidante, antienvejecimiento, regenerador celular y es rica en minerales y vitaminas E y F y ácidos grasos.

El Vino tinto Contiene vitaminas, de entre ellas la importantísima vitamina P que sirve para que la C cumpla su misión y favorece la formación de colágeno, que es el cemento intercelular de la piel, los vasos sanguíneos y los huesos.

Contiene oligoelementos, cromo, potasio, magnesio, calcio, manganeso, flúor, etc. Es un potente antioxidante, ya que tiene gran cantidad de resveratrol, un polifenol antiradicalar que frena el estrés oxidativo causante del envejecimiento celular, favorece la formación de colágeno. También destacar su contenido en glucósidos flavonoides, rutina y quercitrina que también nos protegen de los agentes oxidantes.

Las sales minerales limpian la piel en profundidad y la tonifican.

También contiene Aceite de Coco, que aporta al jabón espuma, vitaminas y minerales, nutre, gran limpiador y además de ser excelente para que nuestra piel absorba todas las propiedades de todos los ingredientes.

La Manteca de Cacao pura utilizada en nuestro jabón es un limpiador que actúa suavemente sobre la piel, sin dejarla tirante, tiene la capacidad de rejuvenecer. Además, aunque parezca un imposible, esta preciosa manteca pura va borrando las manchas del acné. Trata la dermatitis y también desinflama.

El Aceite de Almendras Dulces  nos permite disfrutar de unos jabones que dejan la piel sedosa, sientes una nueva piel, rejuvenecida, muy nutrida gracias al escualano, tocoferol y fitoesteroles es un gran antiarrugas, cicatrizante y regenerador a nivel celular renovando las células de la epidermis de ahí que esté recomendado para evitar las estrías. Tolerado por todo tipo de pieles, incluso las más delicadas y reactivas, bebés, ancianos, o con irritaciones y eczemas.

Aceite de Soja. De alto contenido en Vitamina E, lecitina, ácidos grasos esenciales y esterolinas. Todo ello deja la piel acondicionada, es calmante, emoliente y también hidratante. Es dermoprotector y aporta protección contra rayos UV.

El Aceite de Ricino,  es un aceite denso y con muy poco olor. Proporciona confort a la piel dañada, humecta, suaviza, calma, desinflama y nutre, por tanto es muy efectivo para las pieles atópicas y con dermatitis.

La Vitamina E, Tocopherol una de las reinas de las vitaminas aportando a la piel un efecto saludable, con elasticidad, una de las vitaminas de la juventud, antiarrugas, previene la oxidación de la piel y radicales libres, por tanto es un gran potente antiedad.

Agua destilada. Ideal para la conservación y mejora de propiedades de nuestros jabones.

Hidróxido de Sodio. Es un componente imprescindible en la producción de jabón. Usado como antaño, confiere al jabón capacidad de limpieza, cuerpo y dureza.

Todos nuestros jabones una vez hechos están curando durante más de 30 días, tiempo en el que ya no existe rastro alguno de hidróxido de sodio, ya que fusionado totalmente con aceites y mantecas genera un componente nuevo llamado Jabón.

Además todos nuestros jabones tienen un exceso de aceites en la fórmula que permanecen en la piel después del baño aportando todas sus beneficiosas propiedades a la piel.

Modo de uso:

Humedecer bien con agua el cuerpo, enjuagar también el jabón y frotarlo enérgicamente con las manos y después lavar el cuerpo.

También puedes usarlo restregando la pastilla por el cuerpo, sobre todo si has elegido nuestros jabones exfoliantes, en ese caso úsalos siempre haciendo poca presión, limpiando con suavidad el cuerpo.

Muy importante, como todos los jabones, después de cada uso, dejar que se seque en una jabonera que drene, evitando así que se encharque.